LOS POTROS

Las riendas de mi vida las sujetan tus manos,
y aunque impacientes piafan mis potros- mis instintos-,
con tus débiles músculos los sometes. Son vanos
mis intentos de fuga, oyendo los lejanos
relinchos de otros potros, que entre los laberintos

galopan y que arrastran la crin por los pantanos…
Pero no olvides nunca que mis potros salvajes
esperan un instante, que acechan un descuido…

Yo te he dado sus riendas, leves como celajes…
Quizás con ellos puedas como yo no he podido…
Sujeta bien las riendas!… Mide por su impaciencia

la libertad que ansían… Yo sufriré el castigo
que merezca un instante tuyo de indiferencia…
Ah! y no olvides tampoco que ellos, en la violencia
de la arrancada, pueden arrastrarte consigo!…

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

Únete a otros 2 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: